La grasa y la salud, estudios e investigaciones


Grasas y salud



Al igual que ocurre en todos los estudios sobre la alimentaci√≥n humana los resultados no son cient√≠ficos, es decir que no se realizan por medio de un estudio protocolizado con grupo de referencia, grupo de control y grupo de placebo. Los √ļnicos que aportan datos significativos son los estudios epidemiol√≥gicos de grandes poblaciones. No se puede controlar la alimentaci√≥n de una persona cient√≠ficamente: es imposible seleccionar a 5000 personas y decirles que durante cinco a√Īos no ingieran grasa vegetal o viceversa, por esta simple raz√≥n todos los estudios de este tipo est√°n faltos de rigor cient√≠fico.

En cambio los estudios epidemiol√≥gicos de grandes poblaciones aportan datos certeros sobre los beneficios de algunos h√°bitos alimenticios. Por ejemplo se puede observar que en la zona mediterr√°nea existe menor tasa de problemas cardiovasculares relacionados con la obesidad que en los pa√≠ses del norte de Europa. Por lo que se puede concluir que la alimentaci√≥n mediterr√°nea es m√°s sana que la norte√Īa.

De este vacio científico se aprovechan las marcas comerciales, aportando a su marketing de ventas estudios semicientifico s que casualmente aconsejan que el tipo de grasa que aporta su alimento es la más saludable.

Otra forma que tienen las marcas comerciales para mejorar el aspecto saludable de su producto es a√Īadir alg√ļn tipo de nutriente de conocidos beneficios, por ejemplo los acidos grasos esenciales. Pero en ocasiones estos a√Īadidos no resultan tan beneficiosos o en la mayor√≠a de los casos no aportan nada extra. El ejemplo m√°s claro es con los a√Īadidos de √°cidos grasos esenciales (grasas beneficiosas), estos √°cidos grasos son l√≠quidos y poco estables, pero para su comercializaci√≥n las marcas necesitan que sean estables y s√≥lidos para poder a√Īadirlo por ejemplo a la margarina, boller√≠a industrial, preparados l√°cteos... Durante este proceso se convierten en grasas tras que no son igual de beneficiosas y si se tiene sobrepeso u obesidad no son nada recomendables. La mejor manera de ingerir grasas saludables es directamente del alimento que lo contiene y no de otros con a√Īadidos.

Conclusiones FAO sobre los tipos de grasas y su repercusión en la salud



Existen numerosos datos que apoyan la conclusión de que los niveles elevados de colesterol en el suero y las LDL constituyen el principal riesgo de aterosclerosis y de enfermedades coronarias del corazón. El grado de riesgo puede modificarse con varios antioxidantes e interacciones complejas entre el grado de la aterosclerosis, trombótica y fibrolítica, y la reactividad vascular.

Cuando se suministran varias grasas a seres humanos en condiciones controladas, las diferencias en la longitud de la cadena y en el n√ļmero y geometr√≠a de los dobles enlaces de los √°cidos grasos inducen notables diferencias en la concentraci√≥n de l√≠pidos y de lipoprote√≠nas del suero sangu√≠neo. En relaci√≥n con los hidratos de carbono, los √°cidos grasos saturados - l√°urico, mir√≠stico y palm√≠tico - elevan tanto el colesterol de las HDL como el de las LDL, y reducen el colesterol de las VLDL, y los triglic√©ridos.

En la mayoría de las grasas, el ácido esteárico parece presentar un efecto menor. El ácido linoleico reduce las LDL, mientras que el ácido oleico parece ser neutro. Los ácidos oleico y linoleico pueden elevar moderadamente los niveles de las HDL en relación con los hidratos de carbono, presentando el ácido linoleico el menor efecto. Los isómeros en trans del ácido oleico elevan los niveles de las LDL, y pueden reducir los de las HDL, mientras que hasta el momento no se está seguro sobre los efectos sobre otras lipoproteínas. Los ácidos grasos de los aceites de pescado reducen sensiblemente los triglicéridos del suero, pero parecen tener escaso efecto sobre los niveles de las LDL y las HDL. El colesterol alimentario también eleva los niveles de las LDL y, probablemente, los de las HDL.

En general, los estudios metabólicos sobre los efectos de las grasas y del colesterol alimentarios en los lípidos y las lipoproteínas del suero concuerdan con los estudios epidemiológicos y de intervención, y con las tendencias observadas a lo largo del tiempo en varias poblaciones. Cada tipo de estudio concluye que las modificaciones de la alimentación que reducen los niveles de colesterol y de LDL en el suero disminuyen el riesgo de ECC.

Portal tematico sobre las grasas creado por Javier Solas, entrenador superior y por Jose Luis Garcia Postado licenciado en farmacia y dietista. Todos los derechos reservados desde Diciembre del 2009. Dominios y textos propiedad de Javier Solas. Importante leer las Politicas de privacidad --- Red de portales de fitnnes referencias biblografias y bibliografia general Libros deporte